Nuestros estudiantes recibieron por primera vez a Jesús en una ceremonia llena de alegría, espiritualidad y fé, acompañados por la familia greiffista. Acto seguido se les ofreció un desayuno en las instalaciones de la piscina en un ambiente al aire libre.