LECTORES COMPETENTES
Como ya he señalado, la responsabilidad de la institución educativa es, más que
hacer lectores, desarrollar la competencia lectora del alumnado. Para ello, es importante
precisar cuáles son las habilidades o destrezas necesarias que están en la base
de dicha competencia.
Las estrategias que se emplean están ligadas a procesos cognitivos y metacognitivos
que implican formas de pensar y realizar análisis que estarán determinados,
obviamente, por la capacidad del alumnado.
El profesorado ha de tener en cuenta que tales estrategias o habilidades no se
adquieren ni maduran solas, se enseñan y, por tanto, han de formar parte de un
aprendizaje sistemático y organizado a lo largo de un currículo.